miércoles, 25 de junio de 2014

Tres meses por delante

Es increíble lo rápido que se puede terminar un curso. Demasiado, diría yo. Ahora, tengo tres meses para vaguear (y estudiar para la recuperación de matemáticas, aunque no apetezca) de los que no voy a sacar demasiado provecho.
Este sábado es el Día del Orgullo LGTB, aunque ya escribiré algo entonces. Contaría encantada todo lo que hice la última vez que jugué al Skyrim -o sea, ayer-, pero dudo que a alguien le interese.
Como este verano, al igual que todos los anteriores, no creo que socialice demasiado, probablemente no escriba casi nada nuevo. Es que tengo complejo de marmota...
Tengo un par de proyectos literarios entre manos. Sí, es cierto, NO ES UNA BUENA IDEA ESCRIBIR DOS COSAS AL MISMO TIEMPO, pero a ambas les veo futuro y no quiero dejar ninguna de lado. Básicamente porque después se me olvida terminarla.
Es posible que al final del verano tenga una nueva camiseta de Rammstein (tengo ya dos) y a ver para cuando consigo ir a un concierto. 
Hace calor. Demasiado. Quiero irme a vivir al norte. De Dinamarca para arriba. Además allí hay conciertos buenos. No, en serio, hace tanto calor que no me apetece ni bizcocho. Y A MÍ SIEMPRE ME APETECE BIZCOCHO.
Bueno, gente, me voy a beber un poco y a recoger el pelo, a ver si me refrigero un poco. Buenas tardes... noches?

 

Publicar un comentario