martes, 11 de noviembre de 2014

Y la loca de Ángela ha vuelto

Estamos en noviembre. Hace frío. Llueve. Llueve mucho. Como siga lloviendo así acabaremos yendo a clase en submarino. 
Pero bueno, ¿cuándo fue la última vez que escribí? Cuando se llevaron a Angelita, ¿no?
Últimamente no pasa nada demasiado interesante. Voy al instituto, hago deberes, intento explicarle el feminismo a la gente, lloro, doy patadas, salgo por las tardes, hago el imbécil con amigos, como chocolate...
Estos días (vale, meses) he estado ocupada con los estudios y con mis crisis emocionales varias, y no he tenido tiempo de compartir aquí ninguna de mis reflexiones profundas acerca del universo y la estupidez humana. Lo siento. En cuanto pueda haré públicas mis paranoias mentales.
CREO que estoy madurando. Pero sólo lo creo, y puesto que también creo en la futura paz mundial y los unicornios rosas voladores que disparan arco iris por el culo, no me hagáis mucho caso.
Noto una ligera independencia de RAMMS+EIN. No, no estoy enferma. Me he puesto el termómetro ya varias veces y no tengo fiebre. De hecho, no llego a los 36ºC, lo cual me hace preguntarme si no estaré muerta ya.
El próximo jueves voy a ver otra obra de teatro en francés, en el mismo sitio del año pasado. Si los actores son los mismos (no creo, pero ojalá) probablemente me dé un ataque de histeria. ODIO MIS HORMONAS.
Y no tengo nada más que decir, que yo sepa, así que... ¡HASTA QUE VUELVA A TENER UN RATO LIBRE!
Besos.

El arte de Chiara Bautista.

Publicar un comentario