viernes, 28 de febrero de 2014

Carnaval

Hoy, viernes 28 de febrero, celebramos el Carnaval en el instituto. Finalmente, tras dudar entre Blancanieves, Fiona de Hora de Aventuras, Sasuke de Naruto y muchas otras opciones, fui disfrazada de mortífaga.
Para quien no conozca este término, los mortífagos eran los malos de Harry Potter, aunque es un poco más complejo que eso.
Para disfrazarme sólo necesité un vestido de mi madre, unas medias que encontré por casualidad, un colgante de mi madre, unos zapatos rescatados de un trastero el verano pasado y una Marca Tenebrosa en el antebrazo izquierdo que mi madre me dibujó con bolígrafo ayer noche. Ah, y un palillo chino a modo de varita mágica.
Cuando llegué al instituto sólo cuatro personas supieron de qué iba disfrazada. Vergonzoso.
Mi prima fue disfrazada de Hermione Granger, e interpretamos un final alternativo de Harry Potter bastante cutre en el concurso de disfraces. Al principio teníamos bastante miedo, pero fuimos un exitazo.
Me siento poderosa, pero me duelen mucho las piernas después de estar seis horas con esos zapatos.


Publicar un comentario