miércoles, 26 de febrero de 2014

Futuro académico

Últimamente, y con últimamente me refiero a ayer, ha habido mucho revuelo en mi curso a causa de las prematrículas. 
La gente no es capaz de decidir lo que quiere estudiar en cuarto. Algunos van por ciencias, otros van por letras... Sinceramente no consigo comprender por qué hay tantas dudas. Varios profesores nos han dicho ya que escojamos las asignaturas que más nos gusten y para las que tengamos más facilidad, porque siempre tenemos tiempo de cambiar de rumbo.
Aun así, mis compañeros y compañeras siguen dudando de cuál de los cuatro bloques coger, y la mayoría se decantan por las ciencias, aunque eso sea lo que peor se les da. Creen que así tienen más caminos por los que salir adelante, y yo comprendo esa idea. Sin embargo pienso que no deberían pensar sólo en las asignaturas, sino también en sus capacidades para asimilarlas.
En cuanto tuve el papel de la prematrícula delante supe lo que iba a marcar. Mi vocación han sido siempre las letras. La literatura y todo lo referente a las lenguas son mi punto fuerte; me gustan y se me dan bien. Por lo tanto, las asignaturas que he escogido para el año próximo son, además de las obligatorias (Educación Física, Ciencias Sociales, Ética, Lengua y Literatura, etc.), Francés, Latín, Educación Plástica y Cultura Clásica.
Estoy decidida por completo a dedicarme a las Letras Puras, y sé que voy a tener éxito.




Publicar un comentario