sábado, 11 de marzo de 2017

Hombres y mujeres, ¿te gustan por igual?

"A ti, al ser bisexual, ¿te gustan por igual los hombres y las mujeres?".

Esa fue la pregunta que una amiga me hizo en un descanso poco después de haber salido del armario. Sentía curiosidad y tenía suficiente confianza conmigo como para preguntarme, a diferencia de muchas otras personas que se preguntan lo mismo pero no resuelven sus dudas, ya sea por considerarlo un tema incómodo, por creer que puede resultar incómodo para la persona a la que pregunten, porque no conocen a nadie o no tienen suficiente confianza con nadie a quien consultárselo o por lo que sea. El caso es que hay gente que no sabe - y que quiere saber, que no siempre es el caso - y tampoco pregunta. Ni busca en la red, que es la forma más fácil de encontrar respuesta para todo.

El detalle que quiero resaltar en la pregunta de esta chica es que me preguntó por mi caso específico, a diferencia de otras personas que me lo preguntaron más tarde y no se refirieron a mí sino a "los bisexuales".

Resulta que yo no poseo la verdad del universo, por eso, a pesar de que soy bisexual, no sé cuáles son las preferencias de cada bisexual existente. No a todas las personas bisexuales les interesan los hombres y las mujeres en un 50%. Aunque de momento mi experiencia no se sale de ella, se está abandonando la binariedad de géneros dentro del término bisexualidad, entendiéndolo como la orientación en la que el individuo siente atracción física y/o emocional hacia personas del mismo sexo/género y hacia personas de un sexo/género distinto.

"[...]Muchos dirán que en su definición se engloba todo. ¿Por qué no llamarlo simplemente pansexualidad? Históricamente, la bisexualidad ha formado parte del movimiento LGBT+, abriendo caminos, generando rumbos y estableciendo el debate alrededor de sentirse atraído por la persona y no por el sexo. El prefijo “bi” se mantiene: “a quien comparte mi sexo/género” y “a quien es distinto a mí en sexo/género”.
Pensar en hombres y mujeres excluye automáticamente a quienes no se identifican con ninguno de estos dos géneros, o a quienes fluyen entre ellos. Bajo el concepto anterior de bisexualidad, una persona bisexual no podría enamorarse ni sentirse atraído más que por personas cisgénero; tampoco podría generar lazos de afecto por personas de género fluido. Este nuevo planteamiento de la bisexualidad busca mantener la idea primaria de poder engancharse con quien vive su vida fuera del binario, busca consolidar la idea de que quien debe importarnos es la persona, independientemente de cómo se identifique a sí misma[...]".

Retomando la idea de antes y dejando hombres y mujeres a un lado, en mi caso el interés por el mismo género y otro distinto corresponde, hablando en general, a una relación de un 30/70.

Sin embargo, el matiz que mi amiga quiso darle a la pregunta era otro. Ella no estaba preguntando por porcentajes. Lo que ella quería saber era si en ambos casos me sentía atraída de igual forma. Y la respuesta es: no. En absoluto.

Aunque en su momento respondí haciendo una vaga comparación entre atracción física y emocional, correspondiendo a hombres - en dos años he aprendido mucho - la primera y la segunda a mujeres,  la verdad es que es algo más complicado que eso.

Pese al hecho de que, en mi caso, hay una diferencia notable en cuanto a la proporción, mi interés por el mismo género tiene ventaja en otro sentido. Más que atracción "física" y "emocional", podría hablarse de superficialidad y profundidad.

Me explico: las personas que me resultan atractivas y/o con las que he mantenido una relación son en su mayoría hombres. La base de mi interés suele estar en determinadas características físicas que me resultan agradables (a las que siempre ayuda alguna que otra muestra de actividad mental reiterada) ya estemos hablando de individuos comunes o de personajes públicos como actores o cantantes que me gustan.

En el caso de las mujeres es diferente. Aunque no me resulta particularmente difícil encontrar atractiva a una mujer sólo en base a su apariencia, puesto que mis gustos no acaban de coincidir con la belleza comercial y se adaptan bien a la realidad, lo raro es que sienta algo más que admiración momentánea. Realmente no sé cuál es el patrón que sigo en lo que a mujeres se refiere, o si hay un patrón siquiera. Lo que sé es que hay puntos comunes entre todos los hombres que me atraen o me han atraído, pero no entre las mujeres. Y con las mujeres, pese a ser "casos puntuales", tengo una relación menos exigente, menos hostil (sí, hostil), más resistente, más duradera, más sincera, más sana, más real.



Lo que intento decir es que no importa la proporción mismo sexo/sexo distinto, ni el tipo de atracción. Todo varía según la persona. Este es mi caso, y a lo mejor se parece al de alguien más, pero cada una, cada uno, tiene su propia forma de relacionarse, su propia forma de amar. Yo no puedo decir cómo es la bisexualidad, porque es diferente para cada bisexual, así como no todas las homosexualidades, ni las pansexualidades, ni las heterosexualidades, ni las *inserte prefijo no mencionado anteriormente aquí*-sexualidades son iguales.

Y para acabar, quiero recordar una gran verdad sobre la que he leído hoy en Twitter, y es que referirse a la bisexualidad con cualquier otro término diferente a ese es bifobia porque niega e invisibiliza la existencia de esta.

Gracias por leer.
Publicar un comentario