domingo, 25 de mayo de 2014

Feminismo

Recientemente he tenido un "confrontamiento" con cierto compañero de clase. Todo se debió a que, en un momento en el que estábamos sin profesor y yo estaba distraída respondiendo a una pregunta de una amiga, dicho individuo se dedicó a pintar falos en las pegatinas feministas de mi libreta.
Lógicamente me enfadé, y he de reconocer que me puse un poco histérica, pero eso no justifica el hecho de que me insultara, me llamara "macholo" y no intentara en ningún momento disculparse por haberme boicoteado la libreta.
Fueron dibujos relativamente pequeños y hechos a lápiz, pero al calcar en el cartón, por mucho que borres queda la marca grabada. Por no hablar de que la pegatina se decoloró y hubo que "restaurarla" con rotulador permanente.
A parte de todo esto, cada vez me encuentro con más gente que cree que el feminismo es el correspondiente del machismo pero desde el lado contrario. Eso no es así. A eso se le llama "hembrismo". El feminismo es la defensa de la mujer, es la lucha por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, sin que ninguno de los dos sexos quede por encima del otro. Esto se lo tengo que explicar a alguna que otra persona de vez en cuando, tanto hombres como mujeres, y muchos lo entienden y se declaran feministas al instante. Sin embargo, hay quien no lo comprende o no quiere comprenderlo, y ese es un grave problema.
Es muy difícil ser una persona con ideas y principios en medio de un rebaño de ovejas y carneros violentos.



Publicar un comentario