sábado, 16 de mayo de 2015

Adoctrinamiento everywhere

Dije que volvería con mis reflexiones profundas. De verdad que lo he intentado, pero o no he llegado a nada o no me acuerdo. Ahora estoy empezando con la temporada de exámenes -sin gana alguna- y apenas tengo tiempo para pensar detenidamente en los misterios de la vida y el universo.
De lo que sí me he dado cuenta, y no me ha hecho falta pensar mucho, es del adoctrinamiento escolar que sufrimos diariamente, no en todas las asignaturas, pero sí en algunas.
En mi caso no es grave, porque yo tengo una ideología y recibo una educación política fuera del ámbito académico. Pero si yo estoy aún tan verde y empezando a coger forma, no quiero ni pensar en lo moldeables que pueden ser otras tantas personas.
Ya no me refiero a que un profesor X se dedique a hablar en clase de su pasividad política o de su opinión sobre ciertos partidos aun sin tener esto nada que ver con la asignatura. Eso tiene menos relevancia. Aunque me sigue pareciendo mal.
 En el libro "Educación para la Ciudadanía: Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho" se habla al principio del adoctrinamiento escolar, que puede ser ejercido por profesores o profesoras de determinados departamentos y no puede ser ejercido por otros. Ponen como ejemplo a dos profesores de campos diferentes: Matemáticas e Historia. Un profesor/a de Matemáticas no puede adoctrinar políticamente al alumnado dado que el lenguaje matemático es objetivo. Ni las ecuaciones ni los polígonos son ni de izquierdas, ni de derechas ni "centrales". Por lo tanto, para que el profesor/a de Matemáticas pueda adoctrinar a sus alumnxs tiene que salirse del tema y hablar subjetivamente.
Sin embargo, otrx profesor/a que dé clase de Historia no tiene la necesidad de salirse de contexto. Simplemente tiene que contar la Historia a su manera, y puede posicionarse del lado que le venga en gana.
En este caso de adoctrinamiento del que me quejo yo, el problema es precisamente la Historia. Ciertamente, otros muchos miembros del profesorado se salen de contexto durante las clases por comentarios de alumnxs, y entran en una conversación a nivel personal. Es decir, está claro que hablan subjetivamente, y que no tiene nada que ver con la asignatura. Pero no están teniendo en cuenta (o sí) que están manteniendo una conversación a nivel personal con personas mucho más jóvenes, inexpertas y moldeables, que probablemente no tengan siquiera un mínimo intento de ideología política y que tomen esa opinión del profesor/a como un referente al tratarse de una persona adulta con estudios y un trabajo estable. Pero, en el caso de las clases de Historia, no es únicamente el relato subjetivo de los hechos históricos del profesor, sino también el propio libro.
En este punto del curso la doctrina resulta mucho más evidente que en los meses anteriores. Ahora mismo, el tema que estamos dando es "el mundo dividido en bloques: Capitalismo y Comunismo". El otro día lo estuve leyendo todo junto y me reí un montón (por no llorar) porque es una cosa súper descarada. Trata diferentes aspectos, alternando página a página el bloque capitalista y el bloque comunista. EE.UU. y la URSS. Algo que pasa en todos y cada uno de los párrafos del tema es:
  • Se habla de las medidas capitalistas (subida de impuestos, bajada de salarios, privatización, etc.) como algo que perjudica al proletariado pero que "es necesario para el progreso económico y social del Estado; malo en un principio pero con resultados beneficiosos para todo el mundo".
  • Se habla de algunas medidas tomadas en la Unión Soviética (nacionalización de los medios de producción, necesidades básicas cubiertas gratuitamente para todo el mundo, etc.) como "aparentemente buenas, pero de escasa calidad, sin futuro, obsoletas, etc".
Cuando se habla de la "supuesta inexistencia de las diferentes clases sociales" en el sistema comunista, pone después que "en la teoría era así, pero en la práctica había una clara diferencia entre los miembros del Partido Comunista y el resto de la población", mientras que no se mencionan en momento alguno las desigualdades sociales existentes en el sistema capitalista.
Por no mencionar que dejan de héroe al señor Borís Yeltsin, ya que "gracias a él fue sofocado el golpe de estado que iba a dar Gorbachov y se disolvió la URSS".
Yo no puedo presumir de saber mucho de todo esto porque, dentro de mi interés político, todavía soy bastante ignorante. En lo que al libro se refiere, al no saber si me lo estaba tomando demasiado a pecho, pregunté a otras personas, mayores, con más experiencia, más conocimientos políticos, etc. ¿Qué me dijeron? Que sí. Que se notaba descaradamente.
Pero, en fin, era visto. Si hace unos meses le pregunté al profesor de Historia si no nos podría poner el Manifiesto Comunista como lectura obligatoria y me dijo que no, escandalizado.
Así que, lo que me queda es desahogarme un poco e intentar sacar argumentos convincentes de los vídeos de Masademócrata.
...Tengo demasiado tiempo libre.



Publicar un comentario