sábado, 23 de mayo de 2015

Amor propio

Hace poco, hablando con una amiga, me dijo que su prima siempre se alababa a sí misma cuando se miraba en el espejo. Que al principio le parecía una creída, hasta que ella le dijo: "Es que si no me lo digo yo, ¿quién lo va a hacer?". 
Y esa es exactamente la idea que tengo yo. No el "nadie me lo dice, así que tengo que decirlo yo para sentirme mejor conmigo misma", sino el "yo soy la única persona cuyo criterio tengo que tener en cuenta, todo lo que me digan personas ajenas es su opinión y no tiene nada que ver conmigo".
Yo creo que algo que todo el mundo debería hacer es enfrentarse al espejo. Ponerse delante de él y mirarse hasta no dejarse un solo defecto que encontrar y aceptar. La mayor parte de las personas buscamos la aprobación ajena y nos olvidamos de la nuestra propia. Vivimos con complejos. Y en especial las mujeres, con todos esos estereotipos que nos inculcan los medios de comunicación. Nos pasamos la vida intentando ser modelos o lamentándonos por no conseguirlo, cuando realmente una modelo también tiene "imperfecciones" que los medios consideran feas. A las modelos de las revistas, a esas mujeres perfectas, también las retocan, también las estilizan, también les quitan kilos digitalmente.
Y nosotras nos pasamos la vida añorando ser como mujeres que no existen, en vez de querernos como somos, con nuestras imperfecciones humanas, que no son bonitas porque los demás nos dicen que no son bonitas. La belleza no es objetiva, y la aprobación social tampoco. Si tú no te quieres, si tú no te gustas como eres, si tú no te respetas a ti misma, entonces es probable que te juntes con quien tampoco lo haga. No busques el amor ajeno en ausencia del propio.


En relación con esto, dejo un fragmento de una entrevista que le hicieron recientemente a Till Lindemann (cantante de RAMMS+EIN) acerca de su nueva banda LINDEMANN (originalidad al poder). En caso de querer leerla entera, pinchar aquí.
 
"- ‘Fat’ habla de la belleza de las curvas de una mujer. ¿Qué mensaje lanzarías a las mujeres del mundo que se miran al espejo y no se gustan?
Till- (En español) ¿Gordas, no? (risas). El mensaje que se transmite en la canción es “gústate, quiérete”, no importa lo que diga la gente de ti. Sin embargo, si tú no sabes quererte y gustarte, tienes realmente un problema, y por supuesto “me gustan las gordas” (en español). ¡Quiérete a ti mismo!, es el mensaje que quiero transmitir constantemente. No me gusta la gente que no sabe valorar quién es solo por tener unos kilos de más, o que no ve quién es realmente. Me gustan las mujeres gordas que saben lo que quieren y van de frente. Realmente me gusta verlas como se lavan el pelo, ducharse, olerlas, ver que están bien consigo mismas (risas)".
Publicar un comentario